martes, 28 de octubre de 2014

Madrid, seis años después



El pasado sábado 18 de octubre, mientras holgazaneábamos en la cama, Irma me comentó que ese día cumplíamos seis años en Madrid.

Enseguida en mi cabeza se disparó un flash back y regresé a aquella fecha.

Habíamos arribado al aeropuerto de Barajas ligeros de equipaje pero cargados de enormes expectativas. Era también un día sábado. Aunque desde Caracas habíamos salido como turistas, la verdad es que nuestros planes incluían quedarnos. Sólo se lo habíamos confesado a nuestras familias y amigos más cercanos. Nos quedaríamos siempre y cuando se dieran las condiciones para hacerlo, es decir, que Irma consiguiera trabajo, puesto que era ella la que tenía pasaporte europeo.

Poco antes de viajar intuíamos que las primeras dos semanas iban a ser vertiginosas y cruciales. Y así fue. Aquellas dos semanas no paramos de hacer cosas y estuvimos tan activos que ni siquiera le dimos oportunidad al ignominioso jet lag de machacarnos.

Desde Caracas habíamos alquilado un piso de temporada con la finalidad que nos sirviera de centro de operaciones. Tuvimos la precaución de seleccionar uno que estuviera bien comunicado y dispusiera de servicio de internet. El domingo a la media noche ya teníamos un trecho importante recorrido: móvil con línea operativa y el currículo de Irma dado de alta en al menos tres webs de búsqueda de empleo. Ese mismo día, más temprano, nos habíamos reunido con una buena amiga, excompañera de estudios, que llevaba algunos años viviendo en Madrid. Ella nos ayudó con consejos y tips que hicieron sentirse a Irma más segura.

Al día siguiente mi mujer aplicó a varias ofertas de trabajo de las webs en las que se había dado de alta. Esa misma semana empezarían a llamarla y acudimos a varias entrevistas. Antes que acabara nuestra segunda semana en Madrid, Irma ya se había empleado. El siguiente paso era encontrar un piso de alquiler definitivo y dejar el temporal que habíamos estado ocupando hasta entonces…

Echando una rápida mirada a los últimos seis años, no puedo más que decir que esta ciudad nos ha recibido con los brazos abiertos. Hemos conocido gente nueva, generosa y amable, algunas de las cuales consideramos ya como amigos. Hemos tenido la oportunidad de crecer como profesionales y seres humanos. Hemos ganado en experiencia vital y calidad de vida… En fin, que después de seis años no exagero al declarar que aquellas expectativas con las que llegamos han sido grata e incontestablemente superadas.

Sé, y quizá no sea necesario ponerlo por escrito, que cada cual tiene una relación particular con la ciudad que habita... ¡La mía con Madrid ha sido y es excepcional!

La vida suele dar muchas vueltas, no hay nada más constante que el cambio, ya se sabe; mi vida en especial es un claro ejemplo de ello. Pero, ahora mismo, si alguien me lo pregunta, afirmaría sin titubear que esta es la ciudad en la que quiero envejecer y morir.

De modo que no me queda más que expresar: ¡gracias, Madrid!

No hay comentarios.: